top of page

Interpretación de la Biblia

"La regla infalible de interpretación de la Escritura es la Escritura misma y; por lo tanto, cuando hay alguna duda sobre el verdadero y pleno sentido de alguna Escritura (que no es múltiple, sino una), se debe buscar y conocer por otros lugares que hablen más claramente." El juez supremo, por el cual han de determinarse todas las controversias de religión y han de examinarse todos los decretos de los concilios, opiniones de escritores antiguos, doctrinas de hombres y espíritus privados, y en cuya sentencia hemos de descansar, no puede ser otro que el Espíritu Santo hablando en la Escritura". (WCF I.ix-x)

Los Divinos de Westminster (autores de la Confesión de Fe de Westminster, 1647) nos proporcionan en la cita anterior algunas herramientas maravillosas por considerar al abordar la gloriosa tarea de la interpretación bíblica. El principio general para todo intérprete de la Bibliaes dejar que la Escritura interprete a la Escritura. Eso suena muy bien, pero ¿qué significa? ¿Qué implica realmente para los cristianos cuando leemos nuestras Biblias? Significa que antes de ir a diccionarios, comentarios, libros, pastores, teólogos, periódicos, facebook, etc. para obtener una interpretación de un pasaje, capítulo o libro específico de la Biblia, primero debemos ser diligentes en ir a la Biblia misma para ver cómo el resto de la Escritura encaja con ella y aclara ese versículo en particular. Por ejemplo, si quiere saber qué quiere decir Jesús cuando ordena "amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Mc 12,30-31), no debe acudir a tu propia definición del término ni tampoco a la sociedad. Debe dejar que la Escritura interprete la Escritura. 1 Juan 5:3 nos define lo que es el "amor": "Porque este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos. Y sus mandamientos no son gravosos". Del mismo modo, si desea comprender mejor el lenguaje de Jesús en Mateo 24 cuando habla del sol, la luna y las estrellas que caen del cielo, deje que la propia Escritura interprete ese lenguaje. Haga preguntas como: ¿En qué otro lugar de la Biblia se mencionan el sol, la luna y las estrellas?" y "¿Cómo encajan estas cosas en la historia más amplia de la Biblia?". La Biblia ofrece una forma global de ver el mundo y; por lo tanto, en ella encontramos una manera particular de utilizar el lenguaje, los símbolos, las imágenes, las sombras, etc. La interpretación de la Biblia requiere que tengamos una comprensión global tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. Jesús y los Apóstoles nunca minimizaron ni dicotomizaron las Escrituras, especialmente los libros del Antiguo Testamento.


De hecho, en toda la Biblia vemos a los Profetas citando el Pentateuco y a los Apóstoles citando los Profetas y la Ley. Así es como los Divinos pudieron sugerir que este principio era infalible, porque todos los autores bíblicos utilizan esta metodología de interpretación. Entonces, cuando decimos que la Escritura tiene que interpretar a la Escritura, estamos diciendo simplemente que debemos permitir que la Biblia nos diga cómo leer e interpretarse a sí misma. Con esto en mente aquí, hay cinco puntos por considerar para ayudarnos a realmente dejar que la Biblia defina nuestra interpretación:


1. Recuerde que la Escritura es una historia cohesiva unida por el pacto de Dios con supueblo. Esto se puede categorizar con el término teología bíblica. Aunque la teología sistemática suele ser útil para ayudarnos a entender diferentes categorías y temas, no debe ser la forma en que leamos y estudiemos las Escrituras. Las Escrituras no encajan en un sistema categórico de cortar y pegar. Más bien, la Biblia es un libro cohesivo, que debe leerse como una historia, no como una colección de historias o temas teológicos juntados al azar. Para leer la Biblia bíblicamente debemos entender que es un gran drama de Alianza. Los tres primeros capítulos del Génesis contienen este drama en forma de semilla, y el resto de la Biblia es un desarrollo gradual de esa semilla. Un análisis útil de la lectura de las Escrituras con una teología bíblica proviene del Dr. Henry Krabbendam, quien dice que cuando se siguen las divisiones hebreas de la Biblia (la Ley, los Profetas y los Escritos) para ayudar a comprender mejor la estructura de las Escrituras, se puede comparar la Biblia con una casa: "Los cimientos de la casa son la Ley, el Pentateuco, las paredes de la casa son los Profetas, las ventanas de la casa son los Escritos, el tejado de la casa es el Nuevo Testamento". El "hilo de oro" que atraviesa todo el conjunto es la promesa de la Alianza: "Seré un Dios para ti y para tu descendencia, y tú serás mi pueblo."


2. Mientras lee, hágase buenas preguntas para familiarizarse con toda la Biblia, no solo con el Nuevo Testamento, sino con la totalidad de ella. Algunos ejemplos:


¿Cita o hace referencia este texto a otras porciones bíblicas?


¿Las expresiones, símbolos o patrones utilizados tienen significados establecidos en

libros anteriores?


¿Se hace referencia a este texto, o se explica más, en algún libro posterior de la Biblia?


3.Lea los resúmenes de la Biblia, como lo explica el Rev. Wayne Rogers en su maravilloso ensayo titulado Cómo leer la Biblia bíblicamente: "La unidad y armonía de la Biblia se desvela en los resúmenes de la Biblia dentro de la Biblia misma". Continúa dando algunos ejemplos de resúmenes dentro de las Escrituras que ayudarán al estudiante a seguir la historia de la redención:

  • Hechos 7: Un resumen del progreso del plan redentor de Dios.

  • Isaías: "Isaías es un resumen de la Biblia tanto en estructura como en tema. Como la Biblia en su conjunto, Isaías consta de 66 divisiones (capítulos), que se dividen temáticamente en 39 "capítulos del O.T." y 27 "capítulos del N.T.". Al igual que el Génesis, el primer libro de la Biblia, comienza con la creación. Al igual que el Apocalipsis, el último libro de la Biblia, concluye con la profecía de los nuevos cielos y la nueva tierra. Los primeros 39 capítulos tratan temas del Antiguo Testamento: la creación, el pecado y el juicio. Los últimos 27 capítulos tratan temas del Nuevo Testamento: redención, salvación y justicia".

  • 1 y 2 Crónicas: Estos maravillosos libros proporcionan un gran resumen de las Escrituras. Comienza con Adán y concluye con el rey Ciro, reflejando el lenguaje de la Gran Comisión (2 Cr. 36:23; Mt. 28:18-20). Las Crónicas es el último libro de la Biblia hebrea compuesto después del exilio para el remanente que regresaba a Jerusalén. Sus temas son una buena sinopsis: "Se refiere al templo y al reino de Dios, como preparación para el Nuevo Testamento en el que Cristo, el Hijo de David, el Hijo de Abraham (Mt. 1:1), viene a reunir al remanente, a inaugurar el reino de los cielos y a construir su templo."


4.Tenga presente que la Biblia fue escrita para nosotros, pero no a nosotros. La confesión de Westminster describe la unidad de los textos al afirmar que "...el sentido verdadero y completo de cualquier Escritura (que no es múltiple, sino uno)". La mayoría de nosotros hemos participado en estudios bíblicos en los que el líder de la discusión se dirige a un participante después de leer un pasaje y le pregunta: "¿Qué significa este versículo para usted?". Esta forma catastrófica de estudiar las Escrituras ha provocado gran parte de la confusión que existe hoy en la Iglesia. Si llevamos ese sistema de interpretación hasta sus últimas consecuencias diciendo que 200 personas estaban presentes en el estudio bíblico y a cada participante se le hacía la misma pregunta ¿no nos llevaría eso a 200 significados diferentes de un mismo versículo? La Biblia está pensada para instruirnos y ser provechosa para nuestra vida (2 Tim. 3:16-17). Pero ¿qué pasaría si leyéramos instrucciones o planos de construcción como en el ejemplo del estudio de la Biblia? ¿Se imagina que dijera algo así como: "Según mi interpretación de estos planos, creo que deberíamos hacer siete paredes de ladrillo en lugar de cuatro, y pintar todo el ladrillo rojo que ha pedido de color tostado-mostaza, ¡quedará mejor! El Dr. R.C. Sproul compartió una historia relevante con respecto a este principio: "Un profesor una vez les asignó a sus estudiantes un versículo de las Escrituras, les pidió que escribieran cincuenta cosas que habían aprendido de él y que entregaran la tarea al día siguiente. Los estudiantes se quejaron, se quedaron despiertos hasta tarde esa noche, compararon notas, y llegaron arrastrándose al día siguiente con sus listas de cincuenta. La tarea para el día siguiente consistía en preparar una lista de cincuenta más. Lo que el profesor intentaba inculcarles a sus alumnos era que un mismo texto de la Escritura puede tener mil aplicaciones posibles, pero solo un significado correcto". No nos interesa preguntar "¿Qué significa el texto para usted?" sino "¿Qué significaba el texto para el autor cuando lo escribió?". Un versículo puede tener innumerables aplicaciones, pero cuando se trata de su significado, solo hay uno. Así que cuando decimos que la Biblia fue escrita para nosotros, pero no a nosotros, estamos diciendo simplemente que hay instrucción moral, ética, doctrinal, para que podamos recoger del libro de Romanos, Deuteronomio y Apocalipsis, pero estos libros no fueron escritos directamente a nosotros. Los distintos autores les estaban escribiendo a audiencias particulares y no debemos insertarnos en las Escrituras.


5. Trabajar para ver los versículos oscuros a la luz de los claros. Cuando nos encontramos con pasajes difíciles u oscuros, la tentación puede ser inventar nuestros propios significados o saltarnos esas secciones por miedo a malinterpretarlas. Sin embargo, si algo no está claro en un versículo o capítulo, lo más probable es que se trate con mayor claridad en otro lugar dentro del ámbito de la Escritura. Este principio interpretativo puede verse claramente al abordar temas bíblicos en los que se utiliza mucho el lenguaje apocalíptico. Muchos de los versículos, capítulos o libros escatológicos tendrán este lenguaje. Pero podemos acercarnos a textos altamente simbólicos o apocalípticos interpretándolos a la luz de pasajes más claros como la Gran Comisión o la oración del Señor; que no llevan ningún lenguaje simbólico.


Mientras consideramos estos principios con un deseo genuino de ser mejores lectores de la Biblia a través del poder y la iluminación del Espíritu Santo, me gustaría destacar una última y obvia cosa cuando se trata de la interpretación de la Biblia; que en realidad estamos leyendo la Biblia, toda ella, de principio a fin, no solo las letras rojas, una y otra vez. Jesús fue el autor de Números tanto como de Efesios o Juan. Sumérjase en el mundo de las Escrituras. Deje que la Biblia formule su manera de ver el mundo. Deje que la Palabra de Dios impregne su lenguaje, presuponga la Biblia para todo y para cualquier cosa. Lo dejo con una breve meditación sobre las glorias de la Escritura de una fuente desconocida, tolle lege:


Este Libro (la Biblia) es la mente de Dios, el estado del hombre, el camino de la salvación, la perdición de los pecadores y la felicidad de los creyentes. Sus doctrinas son santas, sus preceptos obligatorios, sus historias verdaderas y sus decisiones inmutables. Léala para ser sabio, créala para estar seguro, practíquela para ser santo. Contiene luz para dirigirlo, alimento para sostenerlo y consuelo para animarlo. Es el mapa del viajero, el bastón del peregrino, la brújula del piloto, la espada del soldado y el carácter del cristiano. Aquí se restaura el paraíso, se abre el cielo y se descubren las puertas del infierno. Cristo es su gran tema, nuestro bien su designio y la gloria de Dios su fin. Debe llenar la memoria, gobernar el corazón y guiar los pies. Léalo despacio, con frecuencia, en oración. Es una mina de riqueza, un paraíso de gloria y un río de placer. Siga sus preceptos y lo conducirá al Calvario, a la tumba vacía, a una vida resucitada en Cristo; sí, a la gloria misma, por toda la eternidad.
19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page