top of page

Mateo, un Evangelio de Señorío

Las Escrituras están repletas de historias, temas y personajes increíbles; sin embargo, aunque algunos de ellos desempeñan papeles importantes, sin duda el personaje principal de la Biblia es Dios mismo. Como lo afirma el Dr. John Frame: "Una forma de resumir el contenido principal de la Biblia es: "Dios es el Señor", mensaje del Antiguo Testamento; "Jesús es el Señor", mensaje del Nuevo Testamento". Las Escrituras afirman enfáticamente que el Dios trino, Yahvé, es el Gobernante sobre cada centímetro cuadrado del cosmos. El título "Yahvé" se traduce normalmente en nuestras Biblias como Señor, por lo cual lo encontramos más de 7000 veces a lo largo de las Escrituras. Todos los hechos más importantes de la Biblia, como la creación, la caída, la formación de un pueblo, la entrega de los pactos, la ley, las bendiciones y maldiciones, los juicios, el éxodo, la vida de Jesús, su ascensión y la consumación, son acontecimientos pactados que muestran el asombroso poder de su señorío.[1] Identificar su señorío como tema principal a lo largo de toda la Escritura, le ayudará al cristiano a ver la unidad de la Biblia, ya que habla de un Señor que es y está sobre todo. Como ejercicio de esta práctica, echemos un vistazo al Evangelio de Mateo para ver cómo se desarrolla.


La estructura general

Mateo escribió como un judío que veía el mundo a través de unas gafas del color de la Torá [2], por lo que también reconoce que Yahvé es el tema y el personaje principal de todas las Escrituras del Antiguo Pacto. Teniendo esto en cuenta, al escribirle a un público mayoritariamente judío, Mateo demuestra maravillosamente cómo el mismo Señor que hizo el universo en seis días (Génesis 1-2), que le prometió el mundo a Abraham (Génesis 17; Romanos 4:13), que provocó el éxodo, que prometió construir una casa para el rey David (2 Samuel 7), no es otro que el Señor Jesucristo. En Él se cumplen todas las profecías y promesas de antaño, el Mesías es la verdadera confirmación de la Torá (Luc. 24:25-27). Hablando de la Torá, recordemos que Moisés escribió los cinco primeros libros pilares de la Biblia, el Pentateuco. Del mismo modo, Mateo "casualmente" registra las cinco mayores secciones de enseñanza en las que Jesús habla de forma ininterrumpida (caps. 5-7, 10, 13, 18, 23-25). Estas secciones sirven como cinco discursos pilares que estructuran todo el Evangelio de Mateo. [3] El Dr. Peter Leithart menciona que en estas secciones de enseñanza indivisa "Yahvé envía a Israel para llamarla a seguir la alianza. Jesús es Moisés (Mt. 5-7), Josué (Mt. 10), Salomón (Mt. 13), Eliseo (Mt. 18), Jeremías (Mt. 23-25). Cuando Jesús viene a Israel, todos estos líderes de Israel vuelven, de nuevo, perfeccionados." [4]


Mateo sigue defendiendo la cohesión del tema del señorío en la apertura y el cierre de su Evangelio. Vuelve a narrar con excelencia la historia de Israel en la vida del Señor Jesús, empezando por el Génesis, el libro de los comienzos. Curiosamente, nuestro Antiguo Testamento, el cual comienza con el Génesis, termina en Malaquías, a diferencia de la Biblia hebrea o judía (solo el Antiguo Testamento), que comienza con el Génesis y termina en las Crónicas. Esto es interesante porque Crónicas termina con la historia del rey Ciro, un rey gentil, quien da una especie de comisión y dice: "Todos los reinos de la tierra el Señor Dios del cielo me ha dado. Y me ha mandado que le edifique una casa en Jerusalén, que está en Judá. Quien de entre vosotros pertenezca a su pueblo, que sea Jehová, su Dios, con Él, y suba allá". (2 Cr. 36:23). ¡Así termina la Biblia hebrea! Ahora piense en cómo empieza y acaba el Evangelio de Mateo, del mismo modo, comienza como un libro de nuevos comienzos como el Génesis con genealogías (Mateo 1) y termina como Crónicas con una Gran Comisión (Mateo 28). Jesús es el nuevo Adán, Jesús es el gran Ciro y Jesús es el verdadero Israel. En Mateo 1:17, hay incluso una ordenación intencionada en los nombres desde Abraham a David y a Cristo, Robert H. Mounce observa el orden de los nombres "en grupos de catorce, para coincidir con las tres etapas importantes de la historia judía: el relato del pueblo de Dios que conduce al rey más grande de Israel; la decadencia de la nación, que termina en el exilio babilónico y la restauración del pueblo de Dios con el advenimiento del Mesías." [5]


La narración del nacimiento

Los primeros capítulos de Mateo siguen ilustrando cómo el señorío de Jesús proporciona el verdadero significado de la narración del éxodo en el Antiguo y el Nuevo Testamento. En Mateo 2:13-15, el rey Herodes está matando a los hijos varones de Israel. Herodes se ve a sí mismo a través de un lente divino y por eso intenta erradicar cualquier oposición a su reinado y gobierno, al igual que en Éxodo 1-2, donde otra figura tiránica, el Faraón, intenta matar a los niños varones judíos. A continuación, Jesús es rescatado del gobierno "faraónico" de Herodes, cuando José y María huyen de Israel a Egipto para refugiarse (Mateo 2:14). Al igual que Moisés es rescatado en Éxodo 2 y huye de las manos del Faraón, Mateo insinúa que Israel se ha convertido en una especie de nuevo Egipto. Tras las amenazas de muerte, Jesús regresa a Israel una vez que está a salvo (Mt. 2:19-23), al igual que Moisés regresa a Egipto en Éxodo 3-4. Juan el Bautista aparece en escena para enfrentarse a los malvados dirigentes de la época y a pronunciar sentencia contra ellos (Mateo 3:1-12), como Moisés y Aarón pronuncian sentencia contra los malvados dirigentes egipcios en Éxodo 5-12. A continuación, Jesús atraviesa las aguas bautismales del mismo modo que los hijos de Israel atravesaron el Mar Rojo en Éxodo 16 (Mateo 3:13-17; 1 Corintios 10:1-13). Y justo cuando pensamos que los patrones del Éxodo han terminado, nos encontramos con que el Mesías se enfrenta a las tentaciones del diablo en el desierto (Mateo 4:1-11), así como Israel fue tentado en el desierto en Éxodo 17-19. Guiando a paralelismos que coinciden perfectamente donde Jesús llama a sus discípulos, así como Moisés nombra gobernantes en Éxodo 18 (Matt. 4: 18-22). [6] La suma de estos paralelismos mosaicos en la narración de Mateo son sombras que apuntan al éxodo mayor, en el cual el Señor Jesús viene como el nuevo y mayor Moisés para proporcionar la redención de las opresivas fuerzas faraónicas de la oscuridad en el mundo. Él conduce a los que acuden a Él con fe y arrepentimiento a través de las aguas de la muerte hacia una tierra prometida llena de vida, que destila leche y miel. Así como Moisés libera a los israelitas de la esclavitud física a la libertad física, Jesús libera a sus seguidores de la esclavitud espiritual a la libertad espiritual para adorar al Dios trino. [7]


El Sermón de la Montaña

El Sermón de la Montaña (Mateo 5-7) es la sección más larga de la enseñanza indivisa de Jesús y los ecos del Éxodo siguen creciendo. Cristo, el gran Moisés, está de nuevo en una montaña enseñando la ley de Dios; pero, a diferencia de Moisés, no recibe la ley diciendo "así dice el Señor''. En lugar de ello, afirma ser el Señor y autor de la ley cuando afirma: "pero yo os digo". Jesús enseña la ley con claridad y autoridad, corrigiendo a los que tergiversaban la Ley de Yahvé por su propio beneficio.


Una faceta adicional del tema del señorío en el Sermón de la Montaña se ilustra por la continuación de Jesús en su papel como el nuevo y mayor Moisés. Esta sección señala a Cristo como Señor de la ley, pero también como Señor de un nuevo reino, el tan esperado Reino de Dios (Mt. 4:17; Lc. 11:20). De ahí que los capítulos 5-7 expongan los planos de un nuevo tabernáculo construido, no con manos humanas, sino con piedras vivas (Mt. 7:24-29; Ex. 25-40). Estas piedras vivas son portadoras de la imagen de los redimidos, llamados a impregnar la tierra con la cultura del cielo, el mismo mandato que se le encomendó a Adán (Gén 1:26-31; Mt 6:10). La construcción de este tabernáculo-reino espiritual fue inaugurada por el propio Rey y comenzó como un grano de mostaza, pero crecerá gradualmente hasta convertirse en el árbol más alto entre todas las plantas del jardín, el cual proporciona sombra y descanso a todos los que se guarezcan en Él (Mt. 13:31-33; 28:18-20).


Mateo 8 ofrece un increíble despliegue de acontecimientos que demuestran el señorío divino de Jesús, quien se revela como alguien que tiene autoridad sobre la enfermedad al curar al leproso (v. 2), sobre la discapacidad al curar al siervo paralítico del centurión (v. 5-10), sobre todas las etnias al reconocer la fe de un centurión gentil e invitarlo a la alianza de la promesa en la mesa de Abraham, Isaac y Jacob (v. 10) y sobre lo demoníaco al pronunciar una simple palabra y expulsar los demonios (v. 16). Jesús continúa este modelo de señorío cuando les habla a los que lo rodean: como Yahvé, ordena una lealtad plena y sin reservas a sí mismo, enseñando el costo del discipulado (v. 18-22); Él quiere un compromiso de por vida o ningún compromiso en absoluto. Incluso el mundo natural obedece su mandato (v. 23-27), por lo que sus discípulos también deberían hacerlo.


The Olivet Discourse

El flujo histórico y redentor de Mateo revela cómo Cristo es el Señor de los pactos. Mateo señala la vida, muerte, resurrección y ascensión de Jesús como el proceso inicial para la desaparición del mundo del antiguo pacto, con su templo físico, sacrificios de animales y sacerdocio levítico (Heb. 8:13). Además, la vida de Cristo inaugura el tan esperado nuevo pacto (Jeremías 31:31-34; Mateo 26:28), donde el templo se construiría espiritualmente con piedras vivas (1 Corintios 3:16-17; 1 Pedro 2:4-12), donde los cristianos están llamados a ofrecer sus cuerpos como sacrificios vivos (Romanos 12:1), y donde la Iglesia se compone de judíos y gentiles creyentes que son el sacerdocio real, el pueblo elegido de Dios (1 Pedro 2:9; Romanos 2:25-29). Así, Mateo presenta una historia de alianza que se extiende en documentar la apostasía gradual de Israel al rechazar a su Mesías hasta el punto de asesinarlo, mientras que simultáneamente los gentiles comienzan a unirse a la familia de la alianza como resultado de su fe genuina en Jesús (Mt. 21:33-46).


En el clímax del ministerio de Jesús, en los capítulos 21-24, Él habla como el último profeta verdadero y pronuncia una demanda de pacto de juicio contra Israel, debido a su infidelidad a los términos de sus votos matrimoniales con Yahvé (Deut. 28). En el Discurso de los Olivos (Mt. 24; Lc. 21; Mc. 13), el Señor del Pacto advierte a Israel sobre su inminente perdición debido a su adulterio y de que dentro de una generación vería todos los signos que acababa de mencionar como cumplimiento de que había llegado el final de su mundo (Mt. 24:34). [8]



La Gran Comisión

Por último, en el Evangelio de Mateo, los discípulos son recibidos por el Señor resucitado y reciben instrucciones de esperar a Jesús en un monte de Galilea (Mt. 28:9-10, 16). Mateo establece otra pauta por seguir: las montañas. Este parece ser un lugar donde ocurren grandes acontecimientos y se dan instrucciones significativas. Recordemos el Monte de los Olivos, donde Jesús pronuncia el Discurso de los Olivos, la misma montaña donde asciende de regreso al Padre. Como lo señala el Dr. Kenneth L. Gentry en su gran obra La Grandeza de la Gran Comisión: "Las montañas son significativas en las Escrituras como símbolos de soberanía, majestad, exaltación y poder"[9] Enmarcar este capítulo contextualmente da una mayor comprensión de la gloriosa declaración que sigue. El Hijo del Hombre sube al Anciano de los Días para recibir dominio, gloria y un reino al que todos los pueblos, naciones y lenguas sirvan y alaben su nombre (Dan. 7:13-14) [10] En la Gran Comisión (Mat. 28:18-20), Cristo reclama no solo autoridad sobre los cielos, sino también sobre la Tierra. Esta es su sesión de coronación, donde recibió su herencia: las naciones (Sal. 2:7). Por lo tanto, el Rey Jesús está sentado a la diestra del Padre, reinando y gobernando en el trono davídico (Génesis 49:10; Isaías 9:6-7; 2 Samuel 7; Hechos 2:29-36), esperando hasta que todos sus enemigos hayan sido puestos bajo sus pies (1 Corintios 15:20-28; Hebreos 10:13), este pasaje es una clara indicación de que Cristo es el Señor soberano sobre la historia de la Tierra. El Dr. Gentry comenta nuevamente la grandeza de este evento:


El Señorío de Dios no tiene límites en las Escrituras y Cristo reclama esa autoridad ilimitada en la Gran Comisión. De ahí la naturaleza divina de la Comisión. No es una autoridad otorgada eclesiástica, tradicional, filosófica o políticamente, sino una autoridad divinamente concedida. La Gran Comisión viene a nosotros con una declaración muy audaz: "Así dice el Señor"[11].

Toda gran historia tiene un héroe valeroso comprometido en una misión muy costosa contra el enemigo para salvar a la persona que más ama: matar al dragón, conseguir a la chica. Leer la Biblia bíblicamente es descubrir el origen de ese gran argumento. El Evangelio de Mateo lo confirma: el héroe ha llegado (Mt. 1:18-2:23), ha vencido (Mt. 28:1-10; Jn. 19:30), ha conseguido a la chica (Mt. 1:21; 27; Jn. 3:17), y ahora está en una misión victoriosa de expansión global para que todo el mundo sepa que hay un nuevo alguacil en la ciudad (Mt. 28:18-20; Hch. 17:7; Ap. 19) que extiende sus bendiciones redentoras al mundo hasta donde alcanza la maldición (Ap. 21:5; 22:2). Identificar esta historia que se desarrolla en cada página es unirse a los autores bíblicos con voz potente en el cántico celestial: "¡Digno es el Cordero que fue inmolado, de recibir el poder y la riqueza y la sabiduría y la fuerza y el honor y la gloria y la bendición!". (Ap. 5:12) Así que únase y cante con Mateo, cante con la Biblia y cante con alegría: Jesús es el Señor ¡digno es de ser alabado!


__________________________________

1Véase The Doctrine of God (La doctrina de Dios) de John Frame, 21-115, donde explica los principales componentes del señorío de Dios, su control, autoridad y presencia en el pacto. Recomiendo grandemente el estudio completo del Dr. Frame sobre el señorío en su conjunto de cuatro volúmenes, Una Teología del Señorío.

2La Torá se conoce comúnmente como los primeros cinco libros de la Biblia, en algunas ocasiones puede referirse a todo el canon de las Escrituras del Antiguo Testamento.

3 Peter J. Leithart, Los Cuatro: A Survey of the Gospels, (Moscú, ID: Canon Press, 2010), 121.

4Ibid., 130.

5Citado en Kenneth L. Gentry, The Olivet Discourse Made Easy: You Can Understand Jesus' Great Prophetic Discourse, (Draper, VA: Apologetics Group Media, 2010), 6.

6Peter J. Leithart, El Evangelio de Mateo a través de nuevos ojos, Vol. 1: Jesús como Israel (Monroe, LA: Athanasius Press, 2017), 15. Me apoyo fuertemente en el cuadro del Dr. Leithart, donde hace un paralelismo entre el relato de Jesús en Mateo y el de Moisés en el Éxodo.

7 Para un gran estudio sobre este tema, recomiendo grandemente la gran obra de Alastair J. Roberts y Andrew Wilson Echoes of Exodus:Tracing Echoes of Exodus: Tracing Themes of Redemption Through Scripture.

8 Véase el libro del Apocalipsis para el Discurso de los Olivos de Juan.

9Kenneth L. Gentry, La grandeza de la Gran Comisión: The Christian Enterprise in a Fallen World, (Tyler, TX: Institute for Christian Economics, 1990), 30. En esta página, el Dr. Gentry recomienda, y yo estoy totalmente de acuerdo, ver el capítulo 4 sobre el simbolismo de las montañas en la increíble obra de David Chilton Paradise Restored: UnaTeología Bíblica del Dominio.

10Muchos cristianos asumen que este pasaje en Daniel está aludiendo a la segunda venida; sin embargo, los versículos establecen cómo el Hijo de Hombre sube al Anciano de Días para recibir su reino, no baja. Ver el comentario de R.T. France sobre Mateo para una excelente discusión sobre esta sección.

11Ibid ., 43.


35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page