top of page

El misterioso crecimiento del Reino

Comencemos considerando los siguientes esfuerzos misioneros y recordemos cómo Dios construye su Reino:

  • William Carey trabajó siete años en la India antes de ver al primer convertido a Cristo, Krishna Pal.

  • Adoniram Judson vio a su primer convertido a Cristo en Birmania, Maung Nau, siete años después de salir de América.

  • Pasaron siete años antes de que Robert Morrison viera a su primer convertido en China.

Estos esfuerzos misioneros atestiguan la parábola bíblica que nuestro Señor enseñó en Marcos 4:26-29, hablando de la naturaleza del Reino que dice:

"El Reino de Dios es semejante a un hombre que echa la semilla en la tierra; se acuesta por la noche y se levanta cada día, y la semilla brota y crece; él mismo no sabe cómo. La tierra produce cosechas por sí misma; primero el tallo, luego la cabeza, después el grano maduro en la cabeza. Ahora bien, cuando la cosecha lo permite, él mete inmediatamente la hoz, porque ha llegado la siega".

Esta es una de las parábolas más olvidadas de la Escritura, no se menciona en ninguna otra de las Sinópticas. Este texto encierra múltiples niveles del misterio y su belleza, pero empecemos simplemente con la primera frase.


Toc Toc, el Reino entregado


"El Reino de Dios es como...". ¡Qué afirmación tan asombrosa! Para nosotros, que vivimos 2000 años después de la resurrección y ascensión de nuestro Señor, es fácil leer justo después de eso. Sin embargo, para la audiencia judía contemporánea de Jesús esta era una información verdaderamente innovadora. Como estudiantes de la Torá, la audiencia habría sido consciente de que el Mesías y su reino eran un paquete de oferta. Este fue precisamente el mensaje que nuestro Señor pronunció ante su audiencia. En otras palabras, Jesús estaba diciendo: "¡Sí, todas esas promesas y profecías de las que escucharon hablar mientras crecían, se referían a mí!" (Génesis 3:15; 49:10; Isaías 9:6-7; 42; 49; 53; Salmo 22; 72, etc.) Puede imaginarse la total conmoción y probablemente el desagrado al oír que el reino milenario tan esperado había sido inaugurado por un tipo común y corriente llamado Jesús, un carpintero de Nazaret...

Sin embargo, todo era cierto, el reino había llegado porque el Rey había llegado. Como dice el pastor Toby Sumpter en su excelente libro Blood-Bought World: “Jesús compró este [mundo] con su sangre, acéptelo". El resto de la parábola se basa en este punto fundamental, ¡no se lo pierda! Esto nos lleva a nuestro segundo punto:


Trabajo fiel y obediente, no trabajo orientado a obtener resultados


"El reino de Dios es semejante a un hombre que echa la semilla en la tierra; se acuesta por la noche y se levanta cada día, y la semilla brota y crece; él mismo no sabe cómo". (v. 26-27) Aquí nuestro Señor está demostrando que sus discípulos deben preocuparse por la fidelidad y la obediencia, no por los resultados, porque los resultados los da Dios y a Él le pertenecen.

Esta sección de la parábola hace referencia a sus discípulos, a sus obreros en el Reino, como el "hombre que echa la semilla" y la semilla es el mensaje de la Palabra de Dios y su Evangelio que todo lo abarca. Observe que en el versículo 27 el sembrador no tiene muchas responsabilidades, solamente una: esparcir la semilla, después de hacerlo se acuesta, se levanta y repite el proceso. Mientras duerme y se levanta, dice el texto, la semilla brota y crece. Sin embargo, me encanta lo que dice nuestro Señor: "no sabe cómo". Al decir que no sabe cómo, Jesús quiere decir que el sembrador no puede ver ni entender cómo crece la semilla.

Jesús está describiendo de manera concisa y hermosa la relación entre los propósitos soberanos de Dios en y a través de su Reino y su crecimiento en todo el mundo. En el Reino de Dios los discípulos trabajan fielmente día y noche mientras Dios, de forma sobrenatural y misteriosa, cumple su voluntad de someter todas las cosas bajo sus pies (Heb. 10:13). Pablo nos recuerda esto cuando corrige las divisiones dentro de la iglesia de Corinto en 1 Corintios 3, pues algunos miembros estaban dividiendo a la iglesia en dos partes, afirmaban que algunos de ellos eran discípulos de Pablo y otros de Apolos. Pablo les imparte la corrección apostólica en los versículos 6-7 : "Yo planté, Apolos regó, pero Dios dio el crecimiento. Así que ni el que planta ni el que riega son nada, sino solo Dios que da el crecimiento".

Como cristianos debemos permanecer firmes y fieles en nuestros puestos de avanzada. Sembramos la semilla día y noche entregando el mensaje y discipulando a nuestras familias, compañeros de iglesia, compañeros de trabajo, etc. Trabajamos para construir el Reino con todas nuestras fuerzas, comprometiéndonos con la santidad personal y simultáneamente el Señor del pacto trae los resultados. Dios trae el crecimiento de su Reino y atrae a las naciones hacia sí mismo. Dios es el que cambia los corazones. El salmista describe el proceso de esta manera: "Por Dios haremos valentía, Y es Él quien pisoteará a nuestros enemigos". (Sal. 60:12) Estos medios de gracia "regulares", "ordinarios", cambian el mundo. Piense en el impacto transformador del Evangelio en un hombre que antes era un borracho, lujurioso, fornicario e idólatra, cuando este es redimido y se le da un nuevo corazón por la obra de Jesucristo y porque se ha convertido en una nueva creación, ahora es un hombre bueno, audaz, fuerte, valiente, manso, amoroso, un buen padre, hermano, hijo y compañero de trabajo. Ahora multiplique eso por varias familias, iglesias, ciudades y naciones. ¿Cómo no va a cambiar eso las mareas culturales, sociales, educativas y políticas? Esto nos lleva a nuestro último punto.


La insólita victoria de un rey insólito


Todo en la vida de Jesús fue inusual, desde sus años de juventud hasta su vida adulta. Parece que su familia, sus discípulos, las autoridades romanas y judías, etc., lo malinterpretaban constantemente. Las masas pensaban que Él era casi todo lo que decía que no era y no muchos en esa generación malvada creían que realmente fuera quien decía que era. De la misma manera, cuando Jesús enseñó sobre su Reino, a menudo fue malinterpretado. Había quienes querían que Jesús, como el rey David, expulsara a los romanos, restaurara la nación judía e introdujera el reino por la fuerza. Esencialmente, ansiaban que Jesús lo arreglara todo de inmediato: "Entonces Jesús, sabiendo que pensaban venir a prenderle por la fuerza para hacerle rey, se retiró otra vez al monte, solo". (Jn. 6:15) Incluso cuando Jesús les estaba enseñando una vez más sobre el Reino de Dios (Hch. 1:3), preparándose para ascender a su sesión de coronación (Mt. 28:18-20; Ef. 1:18-22), los discípulos seguían insistiendo en un malentendido sobre la naturaleza de su reino, "Así que, cuando se reunieron, empezaron a preguntarle, diciendo: "Señor, ¿es en este momento cuando vas a restaurar el reino a Israel?"". (Hch 1:6)

Muchos hoy día todavía tienen una comprensión errónea de la naturaleza y el momento del Reino de Jesús. Todos los cristianos creen que, en última instancia, nosotros ganamos. Todos hemos oído a alguien decir algo como "¡He leído la última página de la historia y ganamos!" o permitir que el pastor John MacArthur lo diga más claramente, como lo dijo en uno de sus sermones: ¡No ganamos aquí, perdemos! Es decir, los cristianos ganan... en última instancia, al final, después de que la historia se pierda en el pecado y la oscuridad, entonces Jesús volverá y tomará el mundo por la fuerza y pondrá las cosas en su sitio.

Sin embargo, las Escrituras muestran que este Rey que fue predicho, profetizado y prometido vino a la tierra enseñando que su reino había venido, está viniendo y continuará viniendo, de una manera inusual. Este reino es al revés, de abajo hacia arriba y ; por lo tanto, será victorioso, pero no de la manera en que los reinos terrenales normales son considerados victoriosos. Jesús no planeó hacer historia y hacer un pase de touchdown al final del tiempo un partido de fútbol americano para ganar el juego. Por el contrario, eche un vistazo a los versículos 28-29 "La tierra produce por sí misma, primero la hoja, luego la espiga, después el grano lleno en la espiga. Pero cuando el grano está maduro, enseguida se mete la hoz, porque ha llegado la siega".

De esta descripción aprendemos que la métrica de Dios para el crecimiento es inusual, una vez más. Su Reino, no humanista, no toma las cosas de la noche a la mañana como lo haría un revolucionario. Su Reino no estalla en un instante como lo harían unos fuegos artificiales, por el contrario, se extiende y crece en los individuos, las familias, las iglesias, las ciudades y las naciones como un grano de mostaza que se desarrolla durante un largo período de tiempo hasta convertirse en el árbol más alto y fuerte, o como la levadura en un trozo de masa que se trabaja gradualmente "hasta que todo esté leudado" (Mateo 13:31-33). La Biblia está impregnada de este tipo de descripciones de crecimiento gradual cuando se habla del Reino de Dios. Por ende, este tipo de trabajo lleva tiempo, requiere mucho trabajo duro y mucho arado lleno de fe.

Por desalentador que parezca, cuando miramos nuestro alrededor, nuestra nación, cultura, ciudad, iglesia o incluso familia, me gustaría que recordáramos la gloriosa realidad de que "la tierra produce cosechas por sí misma" (Mc 4:28). Dios se ha propuesto soberanamente que la historia sea testigo de la bendición de todas las familias de la tierra (Génesis 12:1-4; Gálatas 3:7-9; Apocalipsis 7:9-11), a través del crecimiento gradual de su Reino en el mundo (Ezequiel 40-48; 1 Corintios 15:20-28). ¿Cómo sabemos que esto se cumplirá a lo largo de la historia? El profeta Isaías dice que "El celo del Señor de los ejércitos logrará esto". (Isa. 9:7) y el hecho de que el Rey Jesús les diera a sus discípulos su propio Espíritu garantiza el éxito de la misión (Mat. 28:18-20), al igual que la presencia de Dios con los israelitas garantizó el éxito de la toma de la Tierra Prometida, la tierra ya era suya.



44 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page